2.4.09

la bestia interior

Uno no puede negar su bestia interior, ni reconducirla. Puede fingir, puede disimular, puede taparse los oídos y gritar LALALA mientras ese bichejo infecto que llevamos dentro murmura sus consignas y sus deseos, su voz rebotando por los recovecos del subconsciente.

Aún así, podemos intentar ser mejores. Tener la esperanza de que nuestros comportamientos aberrantes sean cosa de costumbre y no de naturaleza esencial, y encomendarnos a la suerte rezándole a los dioses en los que creamos (oh, Monstruo de Espagueti Volador, ayúdame a ser mejor).

Pero cuando eso falla sólo queda resignarse y aceptar que uno es lo que es. Yo soy lo que soy. Yo soy así.

Hoy estábamos comiendo tan felices los sectarios, descojonándonos por la expulsión a posteriori de Hamilton del Gran Premio de Australia, comentando el partido de la selección de ayer (los que pudieron verlo, en fin). Y luego ya la conversación ha caído en los terrenos de lo aleatorio y lo casual, como pasa siempre.

Y se hablaba de vacaciones. ¿Te vas en semana santa?... bla bla bla… Pues yo una vez… bli bli bli… Pero como son tan pocos días y me voy lejos… blo blo blo… Hasta que un compañero dice:

–Yo antes, cuando mi hijo era pequeño, aprovechaba para irme de noche. Así se dormía, se le hacía el camino más corto y no daba la lata.

–Buf –bufa Que No–. Los viajes en coche… nosotros un año nos fuimos a Suiza.

–¿Y dónde hacíais noche, por el camino?

Que No le mira, sonriendo, recordando viejas torturas, y explica:

–Que va. En la carretera.

–De Cormac McCarthy –he dicho entonces yo, justo antes de taparme la boca, sentir el terror brotándome por dentro y escuchar, muy dentro y tan cerca, la risa maligna de mis demonios interiores.

La Bestia no se ha ido. Tan sólo, por lo visto, esperaba otro escritor.

 

 

(La culpa, por echársela a alguien y no tener que comérmela yo con patatas, de Guille, por hablar de él y despertarme al Bicho)

2 comentarios:

  1. Bueno, hombre, sustituir a Carmen Laforet por Cormac McCarthy tampoco está tan mal. Si yo fuera la Laforet me sentiría satisfecha.

    (Y, bien examinado, todo tiene explicación. Le echas sagazmente la culpa a ese link que pones, en cuyas dos primeras líneas cualquiera puede leer, y tú lo habrás hecho, que "Cormac McCarthy dedica demasiadas páginas a no contar nada..."

    Tú dirás lo que quieras, pero ahora, para mandar esto, voy a tener que escribir "caullhe".

    ResponderEliminar
  2. Así que ahí es donde yace el virus, hmmm.

    Confirmado el foco del contagio sólo queda avisar a sanidad para que prohiba el acceso a ese blog si no es con guantes y mascarilla.

    O mejor, a la agente Olivia Dunham, hmmm.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.