9.7.08

tres cosas que hacer en la vida

Hablábamos ayer de planificar saltos en paracaídas para la Muchacha –sin haberla consultado al respecto, por cierto– y yo –anda que no estaría gracioso, los dos ahí cayendo y cayendo y moviendo manitas y piececillos gritando "¡ueeee!" y luego flflflop y boing y a flotar sobre los sembrados–, y luego pasamos al tema de los viajes en globo y nos contaba Nano al respecto que sale el viaje a unos 200 €, que cruzas Gredos, que aterrizar es una lotería, que dirección, lo que se dice dirección el trasto no lleva, que por tal motivo al globo lo va siguiendo una alegre y ruidosa jauría de jeeps con sus gps olisqueantes, y que a la llegada les sirven champán bien frío.

Contaba también la increíble sensación que produce ir cruzando una nube que tienes ahí, al alcance de la mano si las nubes pudiesen tocarse, y que apaguen la tobera y respirar el silencio atmosférico ahí, disueltos en la nada.

Contaba todo esto de prestado, narrando el viaje en globo que hizo su hijo, y contaba también que en ese viaje su hijo se encontró con una parleña a la que hacía mil años que no veía. Casualidades de la vida, en un mundo de 6.708.700.100 habitantes irte a topar con una amistad de la infancia en un viaje en globo.

Contaba, y juro por mi sangre que ya termino de dar vueltas, que su hijo le preguntó a la mujer eso tan clásico,

–Coño, ¿¡cómo tú por aquí!?

y que ella le respondió

–Pues hombre, en la vida hay que hacer dos cosas, que te den por culo y montar en globo, y como a mí ya me habían dado por culo...

Nos pareció una gran reflexión, y empezamos a hablar de variantes de aquello tan manido de escribir un árbol, plantar un hijo y tener un. Se dijeron un par, y Miguel se dejó una a medias que prometía y que empezaba con tener sexo con alguien sexualmente incompatible, matar a alguien y nada más, porque ahí lo detuvo la aparición de algún conocido, pero yo, que entre la disyuntiva de pasar el rato filosofando o dedicarme a ser laboralmente rentable siempre he tenido las cosas muy claras, aún sigo pensando en el tema. Y he aquí mi lista de las 3 cosas que hay que hacer para ser grande, grande, grande en la vida:

  1. dar la vuelta al mundo sin un duro en los bolsillos.
  2. ganar la medalla Fields, el Nobel de literatura y la final de Roland Garros ante Rafa Nadal en el mismo año.
  3. destruir una civlización extraterrestre hostil.

Quien logre eso que sepa desde ya que se ganará mi admiración eterna, y venga, por qué no, una foto dedicada.

Queden los comentarios para sugerir más listas de retos hacia la gloria.

9 comentarios:

  1. 4. destruir una civilización extraterrestre amigable
    5. destruir nuestra propia civilización
    6. crear una nueva civilización a partir de las cenizas humeantes de la anterior
    7. resolver el cubo de Rubik


    ...al final le voy a encontrar la gracia a esto de los memes!

    ResponderEliminar
  2. se os va mucho ¿eh?...

    la Muchacha bastante debe tener por hoy con pasar por el 'túnel de la risa' con espe y gallar hoy... como para más emociones ...

    queda preocupada por vuestra salud mental,
    aroa

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que para ser grande, grande hay que darse cuenta de que se está viviendo todo el tiempo, incluso cuando estás dormido.
    Hay que subir a un escenario y ayudar al más alto de los Arcade Fire a destrozar parte del escenario, como le da por hacer casi siempre, e implicando lo que para acabar haciendo eso has tenido irremediablemente que hacer antes, y dando por sentado que el siguiente tema lo cantas tú y que después os vais todos con David Bowie, que te felicita. Por ejemplo. Vale cualquier otro grupo en el que al final alguien que se merezca tus respetos te feliciten por tu intervención y puedas romper algo de manera brillante sin que suban al escenario a detenerte.
    La tercera cosa que hay que hacer es volar en un colchón. Creo que he hecho una.

    Me dan miedo los globos. Y el puenting y el salto en paracaídas.

    ResponderEliminar
  4. 1. No contar tantas cosas.

    2. Hablar menos.

    3. Callar más.


    Y desde aquí digo y declaro y afirmo que a mí me será más difícil lo mío que al mushasho lo suyo.

    ResponderEliminar
  5. lo de dar la vuelta al mundo sin un duro ya lo ha patentado Cuatro (creo, o a lo mejor es otra cadena, pero da igual) en un reality chou que consiste en eso: en buscarte la vida para ir de nosedónde a nomeacuerdo por la patilla. Y si lo consigues ganas 50 kilos de las antiguas pesetas, como diría Mariñas.

    ala, ala, estás a tiempo. Si pasas el casting y ganas los 50 kilos invitarás a algo, ¿no?

    besos y me voy que llego tarde y ya os habréis comido todas las croquetas

    ResponderEliminar
  6. Discúlpenme que saque los pies del tiesto, pero ¿qué libro, editorial anagrama, casi seguro, es el que está en la cama deshecha de la cabecera del blog?

    ResponderEliminar
  7. supongo que la mía sería.

    1-respirar bajo el agua.
    2-salvar una vida.
    3-hacer reír y llorar a alguien al mismo tiempo.

    Lo del libro está chungo, así que me adhiero a la pregunta formulada encima de mi cabeza. Lo de ayudar al alto de los Arcade Fire a romper el escenario e irme de copas con Bowie me hace.

    ResponderEliminar
  8. 1.- comerse a Ana Belén (mñmmmññññ)
    2.- crear alguna civilización, sea la que sea
    3.- hablar menos, hacer más o como se diría por aquí menos lirili y más lerele.

    ResponderEliminar
  9. ÓsQar: No es un meme. El meme es la memez que haces y luego señalas a N blogs y les dices que hagan lo mismo, y todo el mundo pierde el tiempo por una tontería. ¡Esto es memez, sí, pero de cosecha propia!

    Cambio mi 3 por tu 4.

    Aroa, interesante uso de los tiempos verbales. ¡Ah, no, que están bien usados! Uyyy... por los pelos.

    Por mi salud mental no te preocupes, sólo lamenta.

    Lui, yo no me hago responsable de mis sueños. Los sueños son la carta del comodín, y no es justo ponerlos también en la balanza.

    Sobre escenarios, ya volé sobre la gente en un concierto de Canibal Corpse: me doy por satisfecho.

    (¡Y si no diese miedo no sería gracioso!)

    Nán: Y yo desde aquí imploro que silencios no, por favor. Por favor. El mundo merece saber. Una parte, al menos.

    ETDN, entonces rectifico y corrijo: Dar la vuelta al mundo sin un duro y sin estar concursando para la tele. Qué horror. Las croquetas se retrasaron un poco y las he tenido para comer por gentileza de la Muchacha ^__^

    Martín: Estoy sitiado por tiestos, es imposible sacar los pies de todos ellos... el libro es Elogio de la Pieza Ausente, de Antoine Bello.

    Ruido de perro, tienes un nombre estupendo para un ganster negro yanqui. Dognoise. Hmmm, definitivamente estoy viendo demasiado The Wire. La 1ª la traduciré como "buceo", y la 2ª y la 3ª yo creo que quien más y quien menos las han hecho, ¿no?

    Carmen, Ana Belén, Ana Belén... yo me sigo quedando con las croquetuelas (y la cocinera). ¡E instálate el Civilization, mujer, y cumple la 2ª! Y la 3ª, hmmm, hmmm, no sé. El lirili y el lerele deben ir juntos, ¿no? Por musicalidad, aunque sea, lirili, lerele, lirili, lerele, la la, looo.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.