22.5.08

la profesión que nunca tuve

Apañados estamos. Para dentro de dos miércoles el tema del taller es “un día en la vida en esa profesión que nunca tuve”. Vale. Pero ¿cuál?

Así a bote pronto, profesiones que no he tenido son: director de películas porno, cura, trapecista, asesino a sueldo, taxista, profesor, marinero, alfarero, nigromante, inquisidor, espadachín, marchante de arte, traficante de órganos, pianista, quiromante, leñador, ninja, astronauta, herrero, submarinista, brujo, pintor, jugador profesional, guardacostas, relojero, mimo, cocinero de una plataforma petrolífera, conductor del metro, atleta olímpico, paracaidista, torero, segador, secuestrador, senescal, semental, segundo al mando del Ejercito Imperial Austrohúngaro, carterista, chapero, político, archimago, presentador de concurso televisivo, monje budista, investigador privado, saltimbanqui, ascensorista, zapatero, guionista, faquir, militar, paramilitar, croupier, aguador, entrenador de un equipo de la Premier Leage, explorador, carcelero, náufrago, minero, cazador furtivo, maestro de kung-fu, pirata de los mares del sur, esquiador, actor, capitán de un acorazado de la Segunda Guerra Mundial, filósofo, fuerza y cuerpo del estado, agente doble, mecenas, peluquero, estafador, peón de primera, sommelier, terrorista islámico, extra de película de espagueti güestern, sastre, alabardero, profanador de tumbas, hombre-florero y un par más que se me están olvidando.

Y de esto se desprenden dos conclusiones a cuál más evidente,

Primera, que me va a ser complicado decidirme por una.

Y segunda, que vaya una pena que ya no echen el Un, Dos, Tres, en las preguntitas del principio iba a arrasar, han sido 77 respuestas así a chorro, a 25 pesetas la respuesta ¡un total de 1.925 pesetillas! –para los niños que no recuerdan las pelas traduzco: lo que vale una entrada del cine con unas palomitas y una cocacola de las esmirriadas–, qué tiempos aquellos.

Y ahora diría que en fin y que ya se me ocurrirá algo, pero releyéndo profesiones a ver si había alguna repe (que puede ser, porque no he releído todo) ya se me ha ocurrido ya algo, y aprovechando que eso es la mar de sorprendente aprovecho para en vez de eso decir ¡coño! y rascarme sorprendido la cabeza así.

19 comentarios:

  1. chapero! chapero! chapero!....
    no, no,no...
    hombre-florero! hombre-florero!.... no, no, no,....ascensorista....
    Bueno no, mejor chapero, chapero!

    ResponderEliminar
  2. Es bastante decepcionante que después de haber dicho cosas como segundo al mando del ejército del Imperio Austro-Húngaro se termine recurriendo al clásico chaperismo para los comentarios. En fin.

    Aprovecho para preguntar ¿qué coño es un chapero? Porque desde pequeño tuve mis sospechas, fingí saberlo en el cole para no quedar como el bobo que era y desde entonces jamás me ha dado por disipar las dudas del todo. Qué curioso soy si me miro así un poco desde fuera.

    ResponderEliminar
  3. Ya se que no es una profesión, pero podías ser el viejillo ese que iba regalando caramelos a puñados a desconocidos, ¿te acuerdas?
    No lo volví a ver y eso que me he jartaó de hacer fotocopias en Moncloa...

    ResponderEliminar
  4. Veamos, dices que jamás has sido ninja y tampoco asesino a sueldo , ni espadachín, ni submarinista, ni marchante de arte, ni filósofo, ni trapecista...
    Podrías ser un ninja, perfecto espadachín, al que contratan como asesino a sueldo cuando trabajaba eventualmente en el Circo de las Fuerzas Imperiales Austro-Húngaras. Durante años fuiste marchante de arte y dabas clase de Filosofía en Yale. Tu objetivo se escondía en una fortaleza en la isla de Pascua, así que tuviste que sacarte tu curso de submarinista para poder realizar el trabajo.
    Vamos, es una idea.

    ResponderEliminar
  5. david, náufrago vale como profesión? porque si vale yo me haría náufraga. planificándolo un poco (un termito, un hornillo de gas, un cuchillo, un saco, una lona impermeable, un rifle con muchas municiones, un sable, insulina por si me entra diabetes, una navajita suiza, un compañero de miserias, un perro, un bikini, ibuprofeno, whisky, una hielera, una neverita de corcho, mi almohada, jabón, pasta de diente, semillas de todo, la colección de los jóvenes castores y un manual de primeros auxilios, una red de pescar, una caña de pescar... )... en fin, me resulta más complicado que estudiar dos carreras y hacer el postgrado imprescindible que piden para licenciarse como chapero.

    ResponderEliminar
  6. Al Capone en Chicago
    legionario en Melilla
    pintor en Montparnasse.
    Mercenario en Damasco
    costalero en Sevilla
    negro en Nueva Orleans.
    Viejo verde en Sodoma
    deportado en Siberia
    sultán en un harén.
    ¿Policía? ni en broma
    triunfador de la feria
    gitanito en Jerez.
    Tahur en Montecarlo
    cigarrillo en tu boca
    taxista en Nueva York.
    El más chulo del barrio
    tiro porque me toca
    suspenso en religión.
    Confesor de la reina
    banderillero en Cádiz
    tabernero en Dublín.
    Billarista a tres bandas
    insumiso en el cielo
    dueño de un cabaret.
    Arañazo en tu espalda
    tenor en Rigoletto
    pianista de un burdel.
    Bongosero en la Habana
    casanova en Venecia
    anciano en Shangri La.
    Polizón en tu cama
    vocalista de orquesta
    mejor tiempo en Le Mans
    Cronista de sucesos
    detective en apuros
    conservado en alcóhol.
    Violador en tus sueños
    suicida en el viaducto
    guapo en un culebrón.
    Morfinómano en China
    desertor en la guerra
    boxeador en Detroit.
    Cazador en la India
    marinero en Marsella
    fotógrafo en Play Boy.

    ResponderEliminar
  7. Pero si me dan a elegir
    entre todas las vidas, yo escojo
    la del pirata cojo
    con pata de palo
    con parche en el ojo,
    con cara de malo,
    el viejo truhán, capitán
    de un barco que tuviera
    por bandera
    un par de tibias y una calavera

    ResponderEliminar
  8. Científica, inventora y por supuesto astrónoma.
    Y comento comentario con sus perdones, David, que Martín ha dicho "arañazo en tu espalda" y "polizón en tu cama", y qué quieres que te diga... qué bonito ser eso y nada más.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. (la de los comentarios suprimidos soy yo, que también quisiera ser un poco menos impaciente con los ordenadores y dejar de hacer click en añadir comentario...)

    ResponderEliminar
  12. Hola David,
    Se trata de elegir la profesión que te hubiera gustado tener ¿no?
    ¿O cualquiera?
    De hecho, ¿tenemos alguna? Es verdad que trabajamos pero lo que hacemos ¿es una profesión?

    No sé, todo son dudas.

    Un abrazo,
    X.

    ResponderEliminar
  13. como diria matayana en boca de dani: onanista es la profesion
    besos

    ResponderEliminar
  14. Pues a mí no me importaría ejercer profesionamente de consumista.
    Sí eso, y que encima me devolviera hacienda.

    Para tí dejo la inquietante profesión de ascensorista, porque jubilado no la has puesto ¿no?

    ResponderEliminar
  15. Como muestra (gratuita) de omnisciencia os voy a contestar a todos (espero) en desorden.

    Belén: el Onanismo no es una profesión. Es La Religión. En tiempos Onán era uno de los dos dioses de mi panteón (y el de más gente). La de veces que habré recitado "Onán es dios y yo soy su profeta". Claro que eso mismo lo he dicho de la hueva de gente y de cosas. Qué voluble es mi fe.

    Pi, qué insistencia, ja ja. Hum, un científico loco que crea virus mortales, lo veo, lo veo. Y para ser astrómomo tendría que tomar mucho café. Ah calla, ¡que yo tomo café! ¡Hum! Pero de inventor no me veo. Creatividad yo la justa. O un poco menos.

    Pip, mejor que jubilado, prejubilado. Prejubilación ya. Esto lo intento pero en el curro me responden siempre que no me pase y que me ponga a trabajar ya, que son las doce y no paro de leer El País.

    Lui, claro que vale, además para ser náufrago bien hay que serlo a jornada completa. Y también hace falta una pelotita de golf a la que llamar Alfred, o algo así, y tener un diente pocho y tendencia a los soliloquios. De esto último voy bien. Otro hum.

    Martin, te iba a responder que añadiendo lugares es trampa, que salen muchísimos y luego pueden mezclarse, pero para probármelo me puse a leer cada una con la localización de la de debajo... y de la de desterrado no puedo pasar: Desterrado en un harén. Eso sí es algo sobre lo que pensar. HUM.

    Carmen, tu idea es definitivamente mejor que la mía. Me la apropiaré, tal vez, si consigo recordarla. Espero que sí, por el bien de, no sé, algo bonito.

    Elena, ese era un yonqui, te dijo que sólo la primera dosis era gratis y aún le debes dos talegos de algo. Aún pregunta por ti.

    -Annndshtá la Elenaaa -dice.

    Y Xavie, hola. La frase es esa, textual, y el tema, como siempre, es un tanto vago, así que a discrección. Nadie dijo que tuviese que ser la profesión que nos habría gustado. Duchándome acaba de ocurrírseme escribir un día en la profesión de la que me libré. Pero sería un coñazo (al fin y al cabo hui de ella porque, eso, era un coñazo).

    Y la profesión es aquello que uno hace y por lo que le pagan, en rigor (un rigor que no hemos tenido con algunas de las dichas, pero en fin, a la mierda el rigor), según yo lo entiendo. Pero lo dicho, a discrección: somos los dueños de nuestras palabras, que digan lo que nos de la gana, entonces.

    Un abrazo grandote y como faltes la próxima vez te ponemos negativo.

    Te multiplicará un menos uno.

    Debe doler.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Taxista seguro que has sido alguna vez... aunque sea sin cobrar... y...mmmmmm espera que escojo....
    segundo al mando del Ejercito Imperial Austrohúngaro!

    ResponderEliminar
  18. Rosa, taxista es el que cobra por llevar a gente a sitios y yo nunca he cobrado a nadie. Es decir, lo del cuentakilómetros es para informarles, y lo del precio es, no sé, por medir la gratitud del llevad. Pero cobrar cobrar no es v_v

    ¡Martin, tramposo! Yo pensando que te habías roto la cabeza haciendo esa lista... y el modo aleatorio del iTunes de la Muchacha acaba de sacarme de mi ignorancia. En fin. Qué bobo me siento.

    ResponderEliminar
  19. No sabías que era de Sabina??
    lo di por supuesto!

    Pido disculpas...
    jaja

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.