21.5.08

ilustres vecinos + porno chino

Tiene ya la Muchacha cogida la medida del nuevo vecindario. Sabe a qué hora puede ir a ver por las mañanas como las venerables ancianas pelean, navaja de siete muelles en mano, por el último paquete de harina, o a qué hora son las misas de la iglesia protestante (qué gracia me ha hecho siempre imaginarme a sus fieles vociferantes, puño en alto y eso, protestones). Y ayer fue a visitar a unos vecinos estupendos que como habían tenido la torpeza de hacer extensiva su invitación a ese a quien se refirieron literalmente como “El Muchacho” tuvieron que soportar también mi presencia, ahí, sentado en el sofá, enguyendo queso y paté como si no fuese a volver a comer en mi vida.

Lo conocíamos a él (a quien llamaré “él” por tocarle las narices a los servicios de inteligencia de los gobiernos del mundo), por ser compañero nuestro de taller, y a “ella” (a la que llamaré “ella” por simetría), porque nos la presentó el día del cumpleaños de la Legendaria (a quien a partir de hoy voy a llamar así a secas), y también conocíamos a la otra asistente a la tarde de confraternización porque, estamos por todas partes, también es integrante de nuestro pequeño grupúsculo literario (que progresa, señora, progresa). Y en fin, qué se puede esperar de un grandísimo narrador que ha tenido una vida, digamos, intensa. Pues lo que tuvimos, un millar de batallitas que no voy a mencionar por no invadir la intimidad de nadie (y mira que me cuesta no contar lo de robarle la novia a Mario Conde) ni por incurrir en potenciales violaciones de los copyrights de nadie.

Y como no lo voy a contar, este post es bastante absurdo, porque básicamente pretende eso, contar lo que no cuento, así que por rellenarlo y por darle algún sentido voy a aprovecharlo para apuntar La Oportunidad Laboral Definitiva, que es la forma que he encontrado para cumplir ese sueño mío que consiste en ser asquerosamente rico, para poder dedicarme a dormir y a tocarme mucho las narices, que es algo que me apasiona.

No sé en qué momento lo dije. Sé que se me ocurrió ayer por la mañana y que lo solté en voz alta en algún momento de la tarde. La idea, buenísima pese a ser mía, se aprovecha de la coyuntura actual con una elegancia extrañísima, por ser mía. Todos sabemos que en china hay un porrón de chinos, y que no hay tantas chinas, por culpa de las leyes pro-hijos únicos y del mayor valor que le han venido dando a los hombres frente a las mujeres, por mucho que a mí me parezca absurdo. Y todos sabemos que allí tienen una inmensa censura que les imposibilita ver una inmensidad de cosas sobre internet. Las ecuaciones de mi futura riqueza son entonces evidentes,

 

            Un montón de varones y pocas mujeres + censura en internet = X

            China actual + Y = Negocio seguro

 

Efectivamente, X = carestía de pornografía, e Y = revista porno editada por tu fiel servidor. Así que sí, me voy a hacer astronómicamente rico editando en China una revista que de consuelo y que motive e inspire al pueblo. Ya tengo pensado el tema del primer número, un monográfico sobre una esbelta chinita en un arrozal, vestida sólo con el gorrito ese de paja y tirando de las riendas de un uro. El espectacular brillo dorado claro de su piel inmaculada resplandeciendo sobre las aguas, ante los juncos, entre una serie de esas graciosas montañitas con forma de rosas amarillentas como las de la iglesia de aquí al lado (o sea, de melones). Va a ser la traca.

En fin, lo conté y me miraron un poco raro.

A ver cómo me miran cuando llegue en un Pontiac GTO (blanco, BLANCO) que tenga serigrafiada una chinita en bolas en el capó.

10 comentarios:

  1. Pontiac OGT (rojo, ROJO) sería más significativo.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí me parece estupenda tu idea. Además, mi intención, antes o después, también es hacerme rica, así que si necesitas socia...

    ResponderEliminar
  3. Descubro con gracia que empiezas a citarte. Creo que lo de las rosas como melones va a hacer historia.

    Yo no sé por qué, cuando a uno lo invitan a casa de alguien y hay queso y parté entra tanta tanta hambre, como irresistible, y nadie alrededor parece sufrir de la misma necesidad que uno, y uno, al final, acaba terminándoselo todo. Bueno, a mí me pasa lo mismo.

    Respecto a lo de China, no sé, investiga primero el mercado...

    ResponderEliminar
  4. puedo preguntarle a La Legendaria si sabe que es La Legendaria?

    david, china? no sería mejor que aprendieras bolillo o esa costumbre que parece realvicentita de enfrascar tomate ...
    mira que, si va en los genes, te forras

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué te hace pensar que si censuran internet te permitirán editar tu revista?
    De todos modos cuenta conmigo como socio, aunque sólo sea para la selección de chinas.
    ¿Como llamarás la revista? ¿访谈? ¿訪談?

    ResponderEliminar
  6. Tuve ese libro en las manos ayer el pasado martes. Me hizo gracia porque tabmién empezaba por el final. Original.
    Habrá que leerlo.

    ResponderEliminar
  7. Verás, yo es que soy muy como Sherlock Holmes. Vamos, que soy morfinómana. Que noooo, que me refiero sólo a mi inteligencia superior que me iguala a los pequineses (de Pekín, de China, bueno, da igual...). En fin, que empecé a atar cabos. Yo llamé el otro día a alguien que me dijo que estábais tomando un vino (nada dijo del queso y el paté que devoró David), con otra muchacha a la que sólo conozco por sus palabras, no por su imagen. Además, yo os conocí (digo físicamente en carne y huesos) en mi cumpleaños y a "ella" también la conocísteis allí. Así que, si Einstein no se equivocaba, y dos más dos siguen siendo igual a 4 (2+2=4), yo era La Legendaria.
    Me he ganado ese tequila y ese café, ¿no crees, Aroa?

    ResponderEliminar
  8. Perro. Calla. Canalla.

    Carmen, Myrdd, apuntaos os tengo como sociables. Y M., ¿el nombre? Hum, como se escriba Chi-chi en chino, ji ji. Y sobre la legalidad vigente, ya tengo preparado mi discurso sobre cómo la revista sería estupenda para motivar al Pueblo, y juntos así recorrer la senda del bla bla bla, insertar discurso político aquí.

    Lui: no hagas mucho caso a las autorreferencias. Es la actitud de un perro, si algo hace gracia pues ale, a repetir la broma. Y hmmm, sí, bueno, lo de esquilmar despensas ajenas no tiene que ser tan general si tú y yo somos dados a hacerlo y a observar que los de alrededor no lo hacen. ¿Será una enfermedad? ¿Darán bajas médicas por esto? Cruzo los dedos esperando que sí.

    Aroa, pero dónde queda el multipluralismo, y lo que digo de ayudar a la masa, haciendo tarritos de riquísimo tomate frito...

    Además, yo le tendría pánico a Sanidad.

    Martin: Habrá que leerlo, sí, y caramba, qué pequeño es el mundo, con la de libros que tiene ya es coincidencia (a no ser que trabajes, no sé, acunando libros o algo así, que igual sería más normal) (el tener precisamente ese libro, no el curro, obviamente).

    Carmen, chiquipunto para vos, ji ji.

    ResponderEliminar
  9. Vaya historia tan buena, aunque la verdad es que no he enterado de nada. ¡Ese es su mérito!

    Ah, y mi sueño es tener amigos ricos y generosos. Así que te animo. Pero si te encarcelan como amigo de lo público y enemigo del pueblo. ¿Cómo leches meter una lima que no sea para las uñas en un rollito de primavera?

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.