26.1.07

Somos



Fuimos miembros de los Caballeros que dicen Ni, y ahora somos de los patanes que dicen Me Cago En Tu Puta Madre. Fuimos los rebeldes, los salvajes, los que llevaban camisetas del Che y hablaban por móviles pagados por sus padres. Somos los que nos cruzamos un país para recoger chapapote y esnifamos cocaína por pasar el rato. Somos los hijos de los que perdieron la Guerra Civil, y algunos de los que la ganaron, los muy hijos de puta. Somos los que ya no creen en dios, ni en los políticos, ni en la autoridad, pero corremos como locos a comprarnos lo que nos ordena la publicidad. Somos unos borrachos, unos gilipollas y unos tíos encantadores. Somos los que no somos para nada racistas, y hacemos quedadas para linchar panchitos. Somos los que predicamos el buen rollo, y nos jugamos la vida en la carretera por defender nuestro honor de conductores chungos. Somos los que nos ponemos siempre el cinturon de seguridad y conducimos siempre un cincuenta por ciento más rápido de la velocidad permitida. Somos los que caemos bien a la panadera y al pescadero y no dejamos que los viejos y las viejas nos quiten el sitio en el metro. Somos los ecologistas que dejan los parques convertidos en vertederos cada vez que hacemos botellón. Somos los que amamos ver documentales y no vamos nunca al campo. Somos los que adoramos leer, y por eso consultamos cada noche la programación en el teletexto. Somos los grandes aficionados a la música que compran en el top manta música precocinada diseñada por agentes de marketing. Somos los que ya no van a misa pero leen todos los días a primera hora el horóscopo. Somos los que nos llamamos optimistas pero cada día lo vemos todo peor. Somos todos demócratas, y nuestra opinión es la única que cuenta. Somos guapos y damos asco.

Yo a veces pienso que somos todos imbéciles. Pero luego pienso en gente que visita esta página y me digo ah, vaya, pues no.

Somos de los que siempre se nos ha dado muy bien buscar contraejemplos.

4 comentarios:

  1. me gusta pero no entiendo la relación con el conductismo. de todas formas me gusta y como visito esta página y desde el elevado concepto de mi misma me voy a redimir de la imbecilidad... y me voy a dar totalmente por aludida (y si no debería darme por aludida déjenme equivocarme, soy de las que siempre ha sido muy hábil en el autoengaño)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, la verdad es que ahora que pongo otra vez el modo lógico del cerebro a funcionar esto no tenía nada que ver con el conductismo, y sí con lo otro que escribías de la música. No sé hasta qué punto he elegido antes la canción y luego el tema o al revés, pero las dos cosas han terminado siendo lo mismo, ha sido coger una canción y convertirla en palabras, o coger unas palabras y ponerles su canción. Hmmm.

    Y bueno, un poco de escritura aleatorio, claro.

    ResponderEliminar
  3. Pero, ¡si todos somos imbéciles!

    Por lo demás, yo voy al campo y no veo documentales.

    HA-HA!

    :D

    Me encanta no currar hoy.

    ResponderEliminar
  4. Pues mira, como yo aun no me he sacado el carnet de conducir, mis documentales nada tienen que ver con el campo y para ver el campo ya me tomo mis fines de semana de dominguera, y lo del hororscopo....bueno ahí no puedo decir nada porque es innegable que leo el horóscopo, como todo mortal que espera el autobus por la mañana ¿no? además que seria de mi existencia sin esos ramalazos de filosofia matunina...
    Somos todos imbeciles lo que pasa es que a nosotros nos has cogido cariño ;*

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.