30.9.09

sueños = sueños + 1

Como duermo poco, tengo sueño.

Como tengo sueño, a veces tengo un sueño.

Acabo de tener uno. Sobre la marcha se lo contaba a Que Sí, y desde ya mismo, recién horneado, lo coloco en la vitrina mental de mis fantasías probablemente irrealizables que sería fantástico cumplir. Esta es:

Sería necesario un bote de pintura negra, un saco, una flauta y unos guantes para enmascarar las huellas dactilares. Sería bueno, aunque no imprescindible, tener también un mono negro y un pasamontañas.

Entonces habría que colarse de noche en un edificio de oficinas lo más grande posible, e ir planta por planta robando todos los ratones y metiéndolos en el saco.

Después, salir, firmar con bellos caracteres escribiendo “Hamelin” en la puerta de las oficinas con el espray negro, y dejar la flauta debajo.

Después, tirar a la basura los ratones en diversos cubos de basura de la ciudad, y luego irse a casa, lograr dormir pese a la euforia y al día siguiente, con una sonrisa tremenda, estar atento a los periódicos locales. En algún momento, tarde o temprano (sobre todo si la oficina desratonizada pertenece a alguno de ellos) alguno publicará la absurda noticia del ladrón que ha dejado un edificio sin ratones.

Y pasar la mañana imaginando el caos de una oficina sin ratones, con todo el mundo intentando hacerlo todo desde el teclado, y observar la hazaña aparecer en Menéame, y deleitarse leyendo las hipótesis lanzadas por esa gente tan pintoresca pero tan común que piensa que todo obedece a alguna causa, y que detrás de cada acción hay un propósito.

¡Ja, propósitos a mí! ¡A mis fantasías y a mis sueños! ¡JA!

8 comentarios:

  1. Eso en mi oficina no lo podrías hacer, por cuatro motivos:
    1. Hay guardias de seguridad las 24h que controlan hasta quién se queda a dormir.
    2. Hay despachos que cierran con llave vaya usted a saber por qué.
    3. Debe de haber miles de ratones, hasta en los sitios más insospechados (me sé de uno en el comedor y otro en un cuarto de baño, en serio)
    4. En mi empresa hay tanto geek linuxero, que lo mismo no se darían cuenta de que no tienen ratón en tres o cuatro días.

    Una pena, aún así mola la idea cantidad :-D

    ResponderEliminar
  2. 1, 2 y 3 sólo le darían más épica al asunto, complicándolo. Nada que con una buena planificacion pueda resolverse, como sería en cambio y por ejemplo una empresa que no tenga ratones, donde evidentemente sería imposible hacer esto.

    4, en cambio, sólo le daría más gracia al asunto, cuando por fin se diesen cuenta, o para el observador casual.

    Además en toda empresa hay jefes, y los jefes, siendo como son animales torpes y de costumbres, mueven mucho el ratón. Primero verían la ausencia del suyo, y luego las de los demás. Sería para ver la reacción, je.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero hombre, si te llevas todos los ratones la oficina se llenará de gatos y habrá que llenarla de perros, que...! ¿o era al revés? Me lio con lo del control ecológico.

    ResponderEliminar
  4. He tardado un montón en darme cuenta de qué ratones hablabas.
    Me parece una idea cojonuda. Aunque en la Administración simplemente casi nadie haría nada hasta que les pusiesen uno.

    ResponderEliminar
  5. (¿Darme cuenta de de qué ratones...? He aquí otro ejemplo, querido David.)

    ResponderEliminar
  6. Está Usted fatal de las neuronas cerebrales de la parte cefálica de la cabeza, si me permite que se lo diga. Y aunque no me lo permita, ya se lo he dicho, así que da igual.

    ResponderEliminar
  7. Pororosa, ja ja, yo dejaría eso de los de des de una vez, que te veo volviendo como espectro dentro de muchos años de la muerte para poner más ejemplos...

    Y vale, apunto: no realizar la experiencia en la administrancia.

    Micro, usted me halaga.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.