7.11.08

mírame, hazme caso

Estoy en la acera, esperando a que el hombrecillo rojo sea reemplazado por el hombrecillo verde espatarrao, escuchando música, con un libro en la mano. Delante de mí pasan coches (con su ruidito de “…mmm…”), motos (“…rrr…”), furgonetas (“…brlogbrofbrom…”), y veo que viene un autobús escola. Veo que en una ventana hay un niño que golpea el cristal, tratando de llamar la atención de la gente que hay en la acera. Frenético. Así que doy unos pasos atrás para encajar de pleno en su ángulo visual cuando, en cuestión de segundos, el autobús pase bufando frente a mí, y aparto la vista. Pasa el autobús (“…MMM…”). Creo –o imagino: también me sirve– que el niño golpea el cristal a mi altura (*ploc ploc ploc*), tratando de llamar también mi atención. Y el autobús, metáfora vital, se va. Yo sonrío, feliz por haber podido darme ese pequeño pero sublime placer de poder ignorar a quien reclamaba atención.

Luego, por culpa de todas las películas de acción que he visto, pienso que igual el niño tenía un buen motivo para llamar mi atención, que igual había sido secuestrado por un terrorista afgano que se los lleva a usarlos de pequeños niños-bomba en los arrabales de Basora. Pero me digo que, de ser así, el niño estaría o bien llamando a sus padres por el móvil o, más probablemente, tirándoles chicles al pelo a las niñas y poniéndose muy plasta para que el terrorista le dejase jugar con su AK-47.

Y el hombrecillo rojo desaparece, y aparece el verde, espatarraísimo, y yo comienzo a cruzar, alegre. Con decisión. Constante en mi ritmo de zombie matinal.

5 comentarios:

  1. todos los niños son secuestrados, diariamente, en aulas de coles en días lluviosos...
    haberlo salvado y te lo llevas a la secta!

    o igual solamente quería sacarte la lengua!!!!!! decirte, pringuiiii que vas con corbataaaaaaaaa!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. hmmm. Igual, simplemente, nadie le hace caso en casa. Pobrecito.
    Qué trágica.

    ResponderEliminar
  3. A mí me parece que Aroa ha acertado de pleno. Él tan a gustito en autobús y tú al frío y con corbata. A lo mejor es buena persona y luego se arrepintió: "le saqué la lengua a un pobre señor que se iba a encerrar todo el día en el trabajo, sin recreos". "Que le jodan", le respondió su compañero de pupitre, "no haber crecido".

    ResponderEliminar
  4. Hola Muchacho, tiene usted un regalito en mi blog.
    Jejeje, el palabro es MULAN (como en Disney, si ya decía yo que eras mu tierno...)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.