4.12.07

probando, probando, 1, 2, 3

Efectivamente, esto es una prueba. Si sale mal y se acaba el mundo, pues yo lo siento mucho, no era mi intención (entre otras cosas porque ignoro si tengo ese poder y qué haría con él si lo tuviese: Prometo pensarlo para otro día). Así que vamos con el 1, 2, 3, sí, sí, probando:

 

1. ¿Cómo reconocer si una hoja de Excel es mía?

 

Si en celdas en las que debería haber nada

a) pone cosas como "OJO QUE FALTAN LAS PU… DIGO LAS RUTAS!!!",

b)incluyen complicadísimas celdas con objeto de calcular lo incalculable como la forma de llegar todos los días a la oficina a las 10 y yéndome a las 5 puedo cumplir las 40 horas,

c) tienen un tamaño máximo de letra del 8,

d) tödäs läs vöcälës äpärëcën cön dïërësïs,

e) incluyen celdas con mensajes de aliento o aproximaciones iteradas de Pi, ese número últimamente tan simpático y/o

f) tiene centenares de formulitas para ver si el número de la lotería de la empresa es primo (que no lo es: 50.809 = 149 x 31 x 11)

...entonces la hoja es mía más allá de toda duda razonable.

 

2. Que sí, que sí. Es que estoy probando, literalmente, si puedo seguir escurriendome cual anguila a través del entramado de las prohibiciones laborales. ¡No entrarás a ningún sitio interesante de Internet, uuuh! ¡Estarás alejado de tu correo, uuuh! Y vale vale, lo que ellos digan, pero leo más blogs que nunca y aquí estoy, echando horas pero escribiendo, lo cuál hace el asunto de las horas mucho más grato. Aunque también hay cosas gratas en el trabajo. Gratas, trabajo, qué de erres en la sregunda prosición de las pralabras, croño. Pero sí, decía, hay cosas bellas en esta mi labor. ¿Como por ejemplo cuál?, me preguntarás. Como por ejemplo:

 

3. ¡Qué bonito, en mi trabajo medimos el amor! Tenemos un buen montón de indicadores estadísticos llamados cosas como "Amor Apli Tot", "Amor Consul", "Amor Equi Tot" y "Amor Sis Tot" (hay más, pero no quisiera ser cansino).

Es bonito, porque aunque sea una secta satánica, dedicada obviamente a registrar y en lo posible reducir el valor de esos indicadores, que los midan significa que aún queda algo de amor en algún rinconcillo de este divertido mundo.

Es un consuelo, es un consuelo. Yo pensaba que ya no.

3 comentarios:

  1. Unas risas a las dos y media de la mañana cuando debería estar haciendo otras miles de cosas nunca vienen mal!

    Gracias, David!

    ResponderEliminar
  2. ¿Miles de cosas a las dos y media de la mañana? Lara, primor, a las dos y media de la mañana sólo se pueden hacer dos cosas. Bueno tres. Pero cuentan como dos :P

    ResponderEliminar
  3. ¿Tres? hm, hm.
    TE faltó el soplido en el micrófono que hacen los conductores de autobúa cuando están, como tú, haciendo pruebas.
    Curioso, sí, me gusta eso de ver escrito Pï, con diéresis. Qué bonitas imagenes compones!!!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.