24.1.07

¿Otra guerra? ¿¡Ya!?

No sé por qué pero siempre he asociado esta canción a un malo malísimo de una película cómica; así que que suene de fondo mientras planeo mis maldades y confabulo y emito risitas de esas de maniático anexionista. ¡Sea!

Por lo menos la primera mitad de la canción. Del resto no me hago responsable (he estado a punto de escribir responchable. A p o s t a )

El caso es que no cayó en saco roto una conversación que tuve con Fresquito tiempo ha sobre cambiar la página e integrar de alguna manera todo, bló, fotobló y respectivas madres. Así que estoy terminando de afinar primero el blog, con sus links ya más bien definitivos hasta que aparezca algo más enlazable que embutir ahí (mirad los fotoblogs que no son el mío, son la hostia), y el fotoblog, que ya tiene un tema negro negrísimo y te pone las clases de la foto directamente debajo de cada descripción, y estoy pensando en cambiar la página de acceso. Y entonces llega la duda, ¿qué se hace, se sigue manteniendo las dos cosas separadas (no del todo cuando termine con el banner del fotoblog que estoy haciendo o casi casi haciendo y en realidad aún pensando), o le hago caso a Fresh Man y lo pongo todo junto? Esto último sería deseable por un lado, por coherencia y tal, pero tiene el problema del bilingüismo; la mayoría de la gente que visita el fotoblog no tiene ni papa de español. Pero todo es cosa de mantenerlo al margen y hacerlo bien visible desde el blog (el primer experimento al respecto, el menos radical, en cuanto termine -es decir, empiece, haga y termine después de terminar de pensar- ese banner). Y de pronto he tenido La Revelación; no ya lo que voy a hacer o lo que podría hacer sino lo que me gustaría hacer. ¿Y sabes qué es? (perdón, sí, pregunta retórica, lo siento) Pues poner una simple imagen. Una imagen de un país verde, con sus bosques, sus montañas azuladas al fondo, cubiertas de nieve, sus prados, su cielo azul con nubes orondas (qué palabra más divertida) surcándolo como galeones cósmicos o ganado divino. Y en el país, un pueblecito, con una habitación con una cama deshecha (tal vez distinguible gracias a una lupa, en plan cómic de Asterix cuando mostraban la localización de la aldea gala), que sería el link al blog, y un observatorio, que sería el link al fotoblog.

Hasta ahí todo estupendo pero llega el problema; eso debería dibujarlo alguien que sepa, que tenga talento y con quien tenga la confianza que hace falta para conseguir una obra de arte sin soltar un duro, o sea Fresquito (cuántas veces está saliendo su nombre esta noche), de quien ya tengo un acuerdo tácito. Pero ¿y ya puestos, por qué no añadirle más cosas a ese mapa? Una escuela, para cuando el capullo de J decida seguir haciendo del mundo un lugar mejor gracias a sus inutilidades, y un cine, para que el capullo de Perro vea una peli tenga donde comunicarle al mundo lo que piensa al respecto, etcétera. Sería algo bonito. Sería para poner ahí unos cuantos links, me he dicho.

Es un sueño tan bonito que dan ganas de intentarlo aunque tenga que arrancarles la pereza (y las ganas de quedarse callado de alguno) a coces.

Así que nada. A invadir Ynis, por empezar por alguna parte. A formar una república de cretinos distraídos, sin estatutos, sin elecciones y sin nada, y a desvariar, cada uno por su lado, pero todos cerquita.

No sé por qué me dan de vez en cuando esos arrebatos, ¿falta de cariño o algo así? Ay, ¡que alguien me abrace!

2 comentarios:

  1. que nadie abrace a este hombre! q siga con sus arrebatos!! me voy a dormir mientras pienso en la república de cretinos distraídos que desvarían...

    ResponderEliminar
  2. Uhm, deberíamos hablar de cosas... aunque una escuela no sé, que ahora estoy poco vocacional. Si es una escuela, que esté situada en un monte.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.