30.3.06

8 comentarios:

  1. Jur! menudas vistas. Asegurate de hacer unas nuevas algún día de tormenta, si se da el caso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Está muy alta tu oficina? ¿Si te tiras por la ventana mueres?

    ResponderEliminar
  3. Cantaré, a ver si viene la tormenta. Me pondré el riders of the storm, y todo.

    Está en un piso 11 de un edificio con una entreplanta y todo. Si me tiro por la ventana, bueno, depende, si decido volar lo único que pasará es que me desenmascararé ante la humanidad, y si no, que haré un agujero en el suelo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Andestá todo esto, que lo único que reconozco son los "rascacielos" de Plaza de Eapaña?????

    ResponderEliminar
  5. Estamos entre San Bernardo, Bilbao y Quevedo. Y hombre, se distinguen más cosas... en la primera foto se ve el edificio de Telefónica en Gran Vía, visto por detrás y el angelote que hay en ese edificio donde nace la Gran Vía. En la segunda se ve lo mismo pero sin zoom, y a la izquierda está Vallecas, y en fin, por el fondo se verá lo alto de Carabanchel... y en la tercera aparte de los edificios de Plaza de España se ve algo del Parque del Oeste. Vamos, creo que será eso.

    ResponderEliminar
  6. Estooo... ¿y sabes que los bomberos solo llegan hasta la 7ª planta según el arquitecto de "El coloso en llamas? ¿eh?

    ResponderEliminar
  7. Da igual, ¿no ves que ya no se puede fumar en los edificios? ¡Ya no hay incendios!

    Pero si lo hubiese tomaré medidas y me bajaré a la planta 7ª

    ResponderEliminar
  8. Mira tú, yo y'astoy en la 7ª ji ji ji.

    un dia de estos me compro una cámara en lo 20duros y hago unas cutre fotos de mis vista que también son estupendas, antes disfrutaba de una cohonuda puesta de sol pero ya han EDIFICADO y me la han tapado snif snof

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.