17.1.09

al final Sauron recupera el Anillo



La gente no le da a las cosas la importancia que tienen (la demostración, evidente, se hace viendo a qué le da importancia la gente. Analiza las audiencias de la tele, y voilà). Por eso cuando intento comentar con alguien la actualidad del Real Madrid me suele responder con un bufido y un cambio de tema insertado con cuchillo jamonero. Y no, oye, no: es todo simbólico y de todo se sacan conclusiones, y es todo extrapolable. Por eso el fútbol vale por religión (aunque yo, que sí, vale, soy del Madrid, sea ateo también aquí). Y por eso no puede uno menos que tragar saliva y asistir a este falso final (porque en el fútbol, y he aquí su mayor virtud y su mayor tara a la hora de novelarse, no existen los finales) tan antiépico. Como sabes, Ramón Calderón se va envuelto en un considerable jaleo por culpa de unas cuentas que se aprobaron con los votos de un montón de gente sin derecho a voto a los cuales él naturalmente no conocía, aunque el Marca se haya deleitado en exhibir fotos de la familia del señor Calderón con ellos. Y así ha sucedido que eligiendo entre el linchamiento público y el exilio, Ramón Calderón ha elegido irse. Y entre sus últimas palabras, estas:

"Han triunfado la injusticia y la maldad".

Y no, no lo dice por Israel arrasando Gaza. Lo dice porque juró por su honor no conocer a conocidos y tener que largarse cuando han probado que mentía. Resulta que eso es que Sauron consigue el Anillo y ya no queda esperanza para la Raza de los Hombres, cuanto menos.

Y luego me dirás a mí que yo dramatizo.

0 réplicas:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.