29.12.08

una pregunta para los escultores realistas

Se fueron a Italia mi primo-exjefe, Juanito y su hermano.

-Traedme algún regalo -les había dicho yo.

Y me hicieron caso. A la vuelta vinieron cargados de regalos, y vino mi primo y me dijo

-Toma, esto pa ti.

Y me tendió un marcapáginas. Arriba, qué apropiado, ponía "David". En medio se veía esto:



A mí me hizo una gracia inmensa y desde entonces el pene del más legendario David divide, en los libros, lo que está leído de lo que falta por leer. Así que muy a menudo, cuando abro los libros, me encuentro enfrentado a un primer plano de los pétreos, marmóleos cojones del David de Miguel Ángel. Y cada vez más y más veces me descubro imaginándome al legendario artista renacentista, cincel y martillo en ristre, sacando, del bloque de mármol, ese par de pelotas, y preguntándome ¿qué narices puede uno estar pensando cuando está ahí abajo, enfrentado al bloque de mármol, tallando los testículos de una escultura? ¿Qué pensamientos albergaba la mente de Miguel Ángel, qué se le pasaba por la cabeza mientras hurgaba en el mundo de las ideas y se traía a golpe de cincel un par de pelotas y un palito para cedérsela a la eternidad?

¿Hay algún escultor realista en la sala que, habiendo tallado genitales, pueda sacarme de este charco de dudas y oscuridad?

3 comentarios:

  1. Los dos comentarios suprimidos eran míos, es lo que mi cabeza de neanderthal ha tardado en entender cómo se pegaba un enlace aquí, perdona.

    Te decía, que yo no tengo ni idea, que nunca pase de los bloques de plastilina de colores, pero que el tipo de link siguiente seguro que te puede contestar.

    (a ver si hay suerte)

    [url]http://www.masdearte.com/galeria.cfm?idGaleria=113 [/url]

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.