23.4.08

el día del libro

Como todos sabemos, y si no ya nos recordarán los telediarios, hoy, 19 de septiembre, digooo, 23 de abril (casi se nota que el programa es en diferido, uf), se celebra el Día del Libro mediante diversos actos. Por ejemplo, los catalanes se regalan libros y rosas, y un puñado de gentuza lee trocitos del Quijote, como si no hubiese más libros en el mundo y logrando, en su empeño, que haya gente como yo que siente urticaria proyectiva hacia el pobre libro.

Lo que ya no todos sabemos y algunos telediarios callarán alegremente es que no sólo se celebran los libros, sino también los derechos de copyright. Quienes creemos que el arte es propiedad de quien lo ama pero que está secuestrado por bandas de mercaderes mafiosos, nos jodemos.

Se eligió el día de hoy, 19 de sept... eeeh... 23 de abril, con la excusa de que hoy hace exactamente 392 años fallecieron Cervantes, que en realidad murió el 22 de abril de aquel año, Shakespeare, que en realidad murió el 3 de mayo, y Garcilaro de la Vega, quien por cierto se llama así y no “Garcilarso”, como yo siempre pensé, de qué cosas se entera uno. No deja de resultar la mar de llamativo que para celebrar el día del libro se use de referencia un día que más o menos conmemora que el mundo perdió a tres autores, dos de ellos considerados, probablemente, los dos escritores más importantes que jamás han existido, con permiso de Homero y, en fin, todos los demás. Como si alguien estuviese pensando en realidad, al elegir el aniversario de sus muertes “¡al fin, tres menos!”

Pero en cualquier caso a mí todo esto me deprime. Me deprime porque yo no veo que haya nada que celebrar en los libros. A fin de cuentas la mayoría de la gente lee la basura inocua y facilona que les mete en vena la publicidad y el boca a boca del rebaño. ¿Estamos celebrando que gente como Ken Follet o Dan Brown o J. K. Rowling se forre gracias al marketing, que la gente sea tan estúpida como para buscar lecturas que no le compliquen la vida o que quien sueñe con ser escritor, sea bueno o malo, tenga casi todas las papeletas para la frustración?

No puedo dejar de pensar que todo esto es como rendirle un homenaje a gastronomía organizándole un brindis a la vajilla y a Ronald McDonald. S

Este día la tradición debería ser que las editoriales publicasen a un total desconocido, y la gente comprase libros cuyos autores fuesen nuevos y anónimos. Que se celebrase la literatura como algo vivo, algo que crece y evoluciona y trata de sobrevivir a la dictadura de los mercaderes y la necrofilia institucional, contenta con sus cadáveres disecados hace 392 años. Que dejásemos de poner flores en las tumbas y las puertas de los bancos de los grandes, y escuchásemos todas esas voces cuyo silencio, en realidad, deberíamos estar lamentando hoy.

Pero en fin, es el día del libro.

 

Así que yo os regalo uno.

17 comentarios:

  1. ENTRE TANTOS OFICIOS EJERZO ESTE QUE NO ES MIO
    COMO UN AMO IMPLACABLE
    ME OBLIGA A TRABAJAR DE DIA,DE NOCHE,CON DOLOR.CON AMOR
    BAJO LLUVIA,EN LA CATASTROFE
    CUANDO SE ABREN LOS BRAZOS DE LA TERNURA O DEL ALMA
    CUANDO LA ENFERMEDAD HUNDE SUS MANOS.

    A ESTE OFICIO ME OBLIGAN LOS DOLORES AJENOS,
    LAS LAGRIMAS,LOS PAÑUELOS
    SALUDADORES
    LAS PROMESAS EN MEDIO DEL OTOÑO
    LOS BESOS DEL ENCUENTRO,LOS BESOS DEL ADIOS
    TODO ME OBLIGA A TRABAJAR CON LAS PALABRAS
    CON LA SANGRE.

    NUNCA FUI EL DUEÑO DE MIS CENIZAS,MIS VERSOS
    ROSTROS OSCUROS LOS ESCRIBEN
    COMO TIRAR CONTRA LA MUERTE.


    Juan Gelman
    eso celebro yo!
    su honestidad literaria


    tiene un blog: http://www.juangelman.com/wordpress/

    ResponderEliminar
  2. Ehmmmm... ¿Garcilaro??????

    Por otra parte, discrepo con eso de que "la gente sea tan estúpida como para buscar lecturas que no le compliquen la vida". Yo creo que en literatura, como en otros muchos ámbitos, no puedes juzgar a la gente por tener unos gustos diferentes a los tuyos, sino que hay que aceptar que a cada uno le puede dar por una cosa, incluso seguir el dictado del marketing.
    A mí, por ejemplo, no se me pasa por la cabeza abrir un libro de Cortázar o Kafka si tengo a mano algo de, por ejemplo, Stephen King, qué coño. ¿Me hace eso un estúpido paleto?
    No sé, por seguir con tu símil gastronómico, me parece absurdo pretender que todo el mundo tenga que comer a diario en El Bulli o cocinarse constantemente recetas de Arzak: a veces una llamada al Telepizza o una bolsa de comida congelada puede convertir una cena en una delicia. ¿O no?

    ResponderEliminar
  3. Discrepo yo también.
    Y discrepo por lo mismo que ha dicho Osqar. Establecer un criterio de qué es bueno o qué es malo me parece un exceso de confianza en categorías que para mi son inexistentes.
    Todo en su momento, a veces te apetece Rowling y otras Platón.. y cada uno te aportará algo aunque sea el saber qué te gustaría leer/escribir y qué no.
    El problema, para mi, es limitarse, leer sólo una categoría o sólo lo "intelectualmente" correcto.
    Y lo de las editoriales... bastante ruina implica, de por sí, ser una editorial en España... y aún así, lo hacen, lo hacen, publican desconocidos a pesar de que la publicación de un autor desconocido suponga unas perdidas acojonantes... pero el problema de eso es que en España no se lee, ni siquiera basura... quizás por eso la intencionalidad de darle propaganda a días como hoy.

    ResponderEliminar
  4. aroaaaaaaaaaaaaaaaaa
    te echo de menos
    a ti y a david-sentado-en-su-catedra tambien un poco

    ay que salaos soys.

    Estoy pensandome lo del blog

    Oscar, (encantada de conocerte), que razon tienes

    ResponderEliminar
  5. ÓsQar, no estoy de acuerdo con tu desacuerdo y, a la hora de dar mi opinión, desde luego que me considero autorizado a juzgar en función de mis gustos, que son los únicos que tengo, a quienes tienen otros gustos. Si no, nunca opinaría de nada. Y respecto a lo de aceptar gustos ajenos, pues sí, cada cuál es muy libre de darse a la comida sana o practicar la coprofagia, pero aún así yo estoy en mi perfecto derecho de opinar y sentir lástima, y como soy un romántico, o lo que viene a ser lo mismo, idiota, me gusta pensar que tanta gente no lee precisamente por tener un paladar fino y no tener acceso a los buenos manjares. O incluso ignorar que existen. Nada te hará un estúpido paleto, pero si fueses por ahí recomendando, como hace Rosa Díez, Los Pilares de la Tierra como el libro que más te ha influenciado, lo serías o no, pero yo, desde luego, te iba a considerar como tal. ¿Qué define a un paleto? Precisamente sus gustos y sus costumbres: No puedes ponerlas al margen de este debate. ¿Y qué me autoriza a mí a opinar, a erigirme en juez? Pues que es mi opinión lo que estoy dando. No hace falta más.



    Y por seguir con mi símil gastronómico el problema no es el que planteas: Es que o comes mierda, o comes McNuggets, o salvo golpes de inmensa fortuna como Cormac McCarthy y La Carretera -libro al que, ójala me equivoque, no le auguro yo mucho éxito en nuestro mercado, de todas formas, porque no es de digestión fácil- con todo esto sólo se consigue ir camino a no tener un garito donde comer no ya algo de Arzak, sino unas míseras bravas.



    Vero, me parece estupendo que discrepes; pero discrepar es estar en desacuerdo, y eso lo puedes reexpresar como pensar algo que consideras mejor frente a algo que consideras peor. Al discrepar ya estás "estableciendo un criterio de qué es bueno o malo" y cayendo en ese exceso de confianza del que dices huir. Ya me parece rara esa manía tan general en contra de establecer valores en función de las opiniones y los gustos del criticante como si eso fuese algo terrible, cuando es imposible hacerlo sin ellos, pero más raro me parece que, al expresarla, te conviertas en su propio contraejemplo. Gracias por ahorrarme el trabajo.



    Y no sé qué será lo "intelectualmente correcto". Me dan ganas de buscar el problema en la palabra de "limitarse", que da siempre un poco de grima, pero pensándolo a fondo si a no poner los dedos sobre un libro de Ruiz Zafón lo llamamos limitarse entonces, según qué límite sea y dónde esté, limitarse me parece la única idea cuerda, a veces. El problema, entonces, y para mí, es simplemente y en claro que mayormente se lee basura, lo cuál a su vez debe ser correctísimo, viendo las listas de ventas.



    Respecto a lo que se lee en España me remito a lo dicho arriba. Probablemente sea algo que se retroalimente, pero yo creo que más que se publique poco porque se lee poco, se lee poco porque se publica poco, mal y a escondidas. Dices que es que las pobres editoriales se arruinan. Pues claro. Por eso sacan sus millones de ejemplares de Harry Potter y de la estupidez de Dan Brown que toque y ala, a ganar pasta. Por eso creo que la literatura está tomada por mercaderes que la destruyen, y susiro soñando un futuro en el que a los libros le pase lo que a los discos, se vaya la industria a la mierda y el arte sea de sus autores y de sus amantes, y no un producto de venta.



    Belén, hola, blog, sí, ¡ya!, salado, je, tú más, y no, el ingeniero nunca tiene razón :P

    ResponderEliminar
  6. "mejor que" y "peor que" es una opinión basada en una comparativa y es por definición subjetivo, cierto. Decir que la gente lee basura es estar dando por hecho que existe un criterio de "bueno" y "malo" o al menos es lo que al leerte yo he entendido, es decir, leyéndote da la sensación de que se debe dar por hecho de que hay "novela basura" por definición.
    Y con eso es con lo que no estoy de acuerdo.
    Sobre lo de limitarse no es no poner los dedos sobre un libro determinado o un autor determinado, es quizás dar por hecho que cuando se habla de libros el único género literario que existe es la novela o que el día del libro es la gran celebración de la novela o las obras consagradas. Se puede leer poesia, ensayo, comedia, teatro.... y dentro de cada categoria, personalmente siempre podremos pensar en terminos "mejor que" o "peor que". Tu opinión es que la gente lee basura pero te centras en hablar sólo de novela... estoy convencida que más de un ensayista opina lo mismo pero englobando como basura toda la novela ¿o sólo es escritor el que hace novela?
    Y si, las editoriales se comen los mocos en España, pero si hay que tener malos oficiales siempre las podemos utilizar a ellas aunque de editoriales nacionales las queda poco y eso ha sido porque en España, en su corta vida de consumo cultural, no se cubren las expectativas de consumo porque no existe ese hábito.
    La gente no lee y eso hace que las editoriales no produzcan lo que saben que no les va a proporcionar unos beneficios seguros que puedan suponer un beneficio para la editorial, para el autor, para los intermediarios y los agentes literarios (obtiendo la editorial únicamente un 10% del beneficio frente al 60% que le supone la inversión). Y sobre lo que comentas en comparación con los discos, a diferencia del sector musical son las propias editoriales las que están potenciando el consumo de libros a través de Internet con intención de fomentar la lectura. El inventó se intentó en el 98 y les duró a la mayoría escasamente un año.
    Yo no he leido Harry Potter, pero si consigue transmitir algo (¿no se trata de eso? ¿de comunicar?) o si consigue lo que años de educación no están consiguiendo, que es que la gente lea, a mi entonces me parece que la señora Rowling tiene cierto mérito... eso y que no creo que todo sea Marketing, la verdad.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por el libro. Lo leeré en mis ratos muertos. Sobre las discrepaciones varias mmm así medio dormida creo que no discrepo de vero y osqar y discrepo bastante de ti. Ya dije ayer, me parece, que cada uno tenemos un bagaje y que no hay tiempo material para leer todo lo "IMPRESCINDIBLE", así que hay muchas cosas buenas que jamás leeré y tú a lo mejor sí. Y viceversa. Luego, claro, están Rosa Díez y sus Pilares de la Tierra...
    En fin, besos sin discrepancias

    ResponderEliminar
  8. Mira, sigo discrepando, particularmente de que pongas al mismo nivel "opinar" y "juzgar". Lo siento, pero no es lo mismo decir "Las novelas de Dan Brown son una mierda" que "Los que leen novelas de Dan Brown son unos estúpidos borregos".
    El caso es que estamos hablando de gustos, por lo que es absurdo utilizarlos como referencia para valorar a los demás: son subjetivos. A ti te puede encantar leer a Baudelaire, pero a lo mejor alguien piensa que por ello eres un insoportable intelectualoide. ¿Es eso justo? O, por ejemplo, yo no diría que me ha influenciado mucho "Los pilares de la Tierra" (pese a que me gustó), pero tal vez podría decirlo de "La guía del autoestopista galáctico"... ¿Qué soy, un paleto o un geek?

    En fin; por cierto, un detalle: según las encuestas que han publicado a bombo y platillo todos los periódicos estos días, el porcentaje de españoles que leen habitualmente (unos 8 libros/año) es cercano al 50%. ¿Os parece que es mucho o poco?

    ResponderEliminar
  9. Iba a dejar un comentario en el que comenzaba una distinción entre el problema del fomento de la lectura y el problema de la "calidad literaria" de aquello que se utiliza para fomentarla. Entiendo la crítica del autor del blog; yo me pongo de su lado. Porque no hay mucho tiempo que perder... Lo cierto, de todas formas, es que la gente no tiene la culpa si nadie le enseña lo maravilloso que es Cortázar, o cómo cultivar la imaginación en el espacio con Lem o cómo reírse con la ironía fina de Vonnegut o emocionarse con el mundo visto por el ojo de la cerradura de Galeano, con sus historias de amor y de guerra; si nadie forra los autobuses y las marquesinas de los autobuses con el dinosaurio de Monterroso, probablemente el mundo va a acabar por olvidarse de que desapareció. ¿Y qué pasaría si nadie nos enseña nunca que a veces las piedras de la calle, los envoltorios de los caramelos, una servilleta de un bar que tiene una esquina ligeramente más doblada que las demás están ahí por azar objetivo; qué pasaría si nadie nos explica que quizás no sea casualidad que las estemos mirando, que quizás hiciéramos bien en guardarlas, que tal vez se trate de aquello que Breton llamaba hallazgos y que pueden dar, más adelante, sentido a nuestra vida? ¿qué pasará si nadie nos anima nunca a leer su amor loco, o aquel otro de los tiempos del cólera de García Márquez? ¿Será culpa de la gente si se la deja que se ame con novelas de Danielle Steel (o como se escriba el nombre de esta señora, que no me voy a molestar en buscar); si a nadie se le ocurre explicarle al mundo cómo Carpentier puede escribir una historia maravillosa en la que las trincheras de la Guerra Civil a veces se construían con los libros de Galdós porque las balas del enemigo sólo atravesaban hasta la página trescientos y pico? La gente no tiene la culpa de buscar la guerra escrita en no sé qué sitios y "novelas basura", que sí que existen. Aún no sé cómo van a enterarse de que La consagración de la primavera es algo que se puede leer (y escuchar) si nadie se la anuncia por televisión. La gente no tiene la culpa de no saber que puede relajarse sin mucho esfuerzo con la fabulosa Espuma de los días de Vian y quizás, por qué no, llorar al final. O alucinar con la forma en Fitzgerald o que Hermosos y malditos te puede gustar tanto que luego te quedes más de un mes incapacitado para leer cualquier otra cosa. Y luego salvarte con La montaña mágica. O con El ruido y la furia. O con El extranjero de cuando ibas al instituto y aprendías todo aquello de lo que era el existencialismo y le venía como anillo al dedo a los años más difíciles de la vida de tus hormonas. Me pregunto qué pasará si los profesores dejan de explicar en las clases de Literatura (así, con mayúscula) que Godot no va a llegar nunca, que el árbol de la ciencia no siempre es el mejor árbol al que arrimarse o que el señor de las moscas era sólo una cabeza de cerdo pinchada en un palo.
    Supongo que nadie tiene la culpa de leer lo que lee. Pero ojalá pudieran forrarse los autobuses siguiendo otro criterio. Podrían hacerse cosas increíbles.
    El 23 de abril debería ser el día de la literatura portátil. Aunque sólo fuera para que todo el mundo se sentara a leer al señor Vila Matas con una cerveza en la mano.
    Mi exposición no está muy currada, no tengo mucho tiempo más. Pero entiendo al autor del blog. Lo dicho. No hay tiempo que perder en esto de la lectura.

    ResponderEliminar
  10. Voy a responder dos veces, en largo y en corto. Esta es la respuesta larga. Más abajo, la corta.

    Oscar, te respondo el primero porque es que me lo has dejado en bandeja... me parece muy bien que quieras separar opiniones y juicios. Pero yo me considero autorizado para no hacerlo, y me queda el consuelo de que la RAE me ampara: ¡SON SINÓNIMOS!

    Y claro que los gustos son subjetivos. Como obviamente lo son los juicios que se hacen sobre ellos.

    Y claro que hay mucha gente que piensa que soy un intelectualoide insoportable, y están en su perfecto derecho de pensarlo. Son sus opiniones.

    Sobre la encuesta, pues depende de qué libros sean.

    Vero, daba mi opinión, no predicaba. Y claro que era subjetivo. Ahora, si tú eres capaz de separar las dos cosas y distinguir entre bueno y malo sin subjetividad, adelante.

    Sobre las limitaciones, puse un ejemplo, claro que hay otras.

    Respecto a los malos oficiales, perdón por suponer que los culpables de que siempre se distribuyan los mismos libros son quienes los distribuyen. A mí me sigue pareciendo algo lógico.

    Pero no toda la culpa se la hecho a ellos, lo de los borregos creo que daba alguna pista de qué opino del público general.

    Y entre no leer y leer mal yo no veo una diferencia a favor de lo segundo tan grande.

    Vega, obviamente no podemos leerlo todo, nadie ha dicho eso. Sólo me quejo de que lo que más se vende y lo que más se lee tiende a lo lamentable, y me quejaba del trato que recibe el buen escritor al que no conoce ni dios. No sé, por más que lo pienso no veo cómo todo el mundo puede estar en desacuerdo.

    Maniquí, bienvenida a mi humilde y beligerante morada.

    He estado aplaudiendo todo lo que has escrito hasta llegar a Vila Matas, ja ja.

    Gracias por la comprensión.

    ResponderEliminar
  11. Y la respuesta corta:

    Leo en todas las opiniones que discuten la mía una línea general: Dudar de mi criterio para emitir juicios, e intentar separar de estos mis opiniones.

    Eso es imposible; La misma RAE señala jucio y opinión como sinónimos.

    Vuestro error, creo, viene de asumir que yo estoy pregonando verdades, cuando solo doy opiniones y deseos. ¿Es mierda algo sólo porque yo lo diga? Pues no: Es lo que es. Pero para mí puede serlo perfectamente, porque yo soy muy dueño de tener mi opinión. Vale que me expreso como me expreso, que soy contundente y que me pongo absolutista, pero dejarse engañar por eso y asumir que creo que tengo la verdad absoluta es un error inmenso.

    Así pues no sé dónde está el problema en que yo diga que algo es una mierda, cuando debe entenderse, siempre, que cuando alguien dice eso o está siendo literal al hablar de las formas menos refinadas del estiercol, o está dando una opinión.

    Podéis dar la vuestra, pero discutir la mía es atacar mi derecho a tenerla. A mí me parece estupendo que estéis casi todos equivocados (que significa que me parece estupendo que penséis de otra manera que no es la mía). Debería daros igual a vosotros, entonces, que yo lo esté (que significa etc etc).

    ResponderEliminar
  12. mmm....no, no puedo distinguir entre qué es considerado bueno y qué malo, por eso me llamaba la atención que tu pudieras hacerlo.
    Pero bueno, creo entenderte según esto último que has dicho... aunque ¿nuestro error? ¿de tres personas?...entiendo que a veces a la hora de utilizar la escritura para expresarnos no alcancemos la claridad que queremos.
    Y...no, no son las editoriales tampoco las que distribuyen ni publicitan, son las empresas distruibuidoras (llámese FNAC) y con ellas suelen tener acuerdos genéricos. Pero si, son ideales como cabeza de turco para un problema que, como bien has dicho, es otro.
    Ale! que me aburren las discusiones en los blogs! ;p

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Pues vuelves a cometer el mismo error.

    No puedes distinguir entre QUÉ ES considerado bueno o malo. ¿Y quién habla de eso?

    Distingues entre lo que a ti te gusta y lo que no, entre lo que A TI te parece bueno y lo que no, y eso mismo es lo que yo estoy haciendo.

    Y vale, incluye a toda la maldita industria literaria desde Ruiz Zafón hasta sus lectores pasando por Planeta, por El Corte Inglés y por todo el que pille en medio. Si a mí me da igual, si la idea es la misma.

    ResponderEliminar
  15. Vaya tela...

    A veces las editoriales, para poder publicar algo menos comercial, se ven obligadas a publicar otras cosas que les dan el dinero con el que seguir apostando. A veces hay algo de buena intención detrás de todo eso. Pero muchas veces también, detrás de eso mismo, hay un comité ejecutivo dispuesto a no arriesgar por lo que realmente sería bello arriesgar (es decir, por aquellas cosas que verdaderamente tienen calidad literaria. Y aquí que no se ofenda nadie, pero hay buena literatura, buena literatura fácil, buena literatura difícil, literatura de baja calidad y divertimentos que no llegan a rozar lo literario. Negarse a verlo es como negarse a establecer escalas de valores. Y entrar en un diálogo de besugos.)Volviendo al caso anterior, que conozco de cerca, a veces lo que se crea en las editoriales (me refiero a las grandes empresas) es un círculo vicioso en el que se mantiene lo que realmente tiene calidad literaria a costa de vender otro tipo de libros, a bajo precio, a tiradas enormes, best sellers, o incluso libros de texto. Desgraciadamente ésos son los que solemos ver envolviendo las marquesinas de los autobuses o anunciados en televisión.
    Sólo hay que dar con un buen libro de los otros, de los que te abren una nueva ventana desde la que mirar el mundo aunque ya nadie anuncie, para dejar de lado todo lo demás. Entonces empieza uno a darse cuenta de dónde está la línea que antes costaba tanto distinguir y que divide lo bello de lo fácil...
    ¿Que quién tiene la culpa? ¿Que si la Fnac o las grandes editoriales? Si a la Fnac le pagas te pone tu libro en el escaparate. Si tu libro no funciona, pierdes el dinero que le pagas a la Fnac, la inversión de la tirada y las ganas de volver a apostar por lo no-seguro. Y si no lo pones en el escaparate seguro que funciona peor que si lo pones. Por lo que muchas veces se apuesta por lo fácil. Aunque todos sepamos que los que no arriesgan... no ganan.
    También hay que arriesgarse a leer, a buscar uno mismo, a dejar a un lado aquello que está más a la vista y probar con lo que alguien no pudo/quiso pagar y en la Fnac pusieron al final del todo de la mesa de novedades.

    Bueno, de nuevo no me lo curro nada. Mis felicitaciones a Herralde, por haber apostado tanto que ya "no tiene que" arriesgar.

    Vila Matas... bueno, ¿los portátiles, tampoco? A ver si va a ser la cerveza...

    ResponderEliminar
  16. Sí, si todo eso de las editoriales lo he escuchado antes (hmmm, ¿no eres mi agente disfrazada, no?)... estoy yo pensando mucho en eso últimamente. En literatura e internet, y qué se puede aprender de otros mercados que internet ya ha atropellado, digamos el del cine y el de la música, y si no se podrá sacar alguna lección o aprender algún truco de expansión de ellos... hmmm... un día voy a tener que hablar de Trent Reznor, definitivamente... me lo apunto para la semana que viene.

    Y totalmente de acuerdo sobre la existencia de esa línea. Que no es la misma para todos, pero siempre existe.

    Lo único, y por ponerte un pero, que es mi pasión y por ahora no lo he hecho, no me gusta eso de dividir a la literatura en fácil y bella. Yo hay libros que me he leído con una facilidad de escándalo y que aún así no eran para nada cutres, ¿eh?

    Hay libros...

    En fin, esa frase no puede ni terminarse. Hay tantos libros... y algunos tan...

    ResponderEliminar
  17. Vale, a eso me refería con lo de poco currado... me falta un rato de reflexión en cada término para que sean incuestionables. Cierto que no es "fácil" el adecuado. Si no a qué venía eso que dije antes de la relajación sin esfuerzo de La espuma de los días...

    yo creo que en el fondo ya se entiende lo que quiero decir... es que tengo sueño. Y mi compañero de piso me está torturando con nine inch niles.

    Una, que se vuelve vaga y tira por la vía rápida.

    Hala, buenas noches.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.