30.12.06

El debe y el haber


Fray Lucca da Borgo Paccioli, padre de la contabilidad moderna, se sacó de la manga un tiempo antes que Newton el equivalente, en el reino de los dineros, de la tercera ley de la termodinámica, esa de que a toda fuerza le corresponde una reacción que hace que el mundo siga en su sitio y todo encaje; decía el fraile que la suma entre lo que tienes y lo que gastas es cero; si te gastas 10€ tienes 10€ menos, y si te los dan, gastas -10€. Esto, hoy día, se enuncia diciendo que la suma entre el Debe y el Haber debe ser cero, y si no alguien ha metido la pata en los libros.

Aplicando esto a uno mismo, yo este año debo de haber gastado muchísimo, porque a la hora de cerrar cuentas me veo lleno de cosas que me hacen contento y feliz, y que no tengo muy claro de si merezco o he pagado (todo puede ser que nos lleguen un día los auditores de la felicidad con sus calculadoras y sus abogados y una estaca con un clavo en la punta). Termino hoy el año en el blog, esperando que lo pases muy bien en Nochevieja, o lo mejor que se pueda, que es de lo que se trata el asunto, y ala, me voy al monte, a la rutina de todos los años, que siempre termina siendo eficaz aunque este año vaya a ser una nochevieja tristísima por falta de efectivos. Pero bueno, ¿qué es una noche, cuando uno ha tenido tantas para dar la paliza y bailar y beber y hablar y discutir y reír y cantar y ver películas y pasear y tomar miles de cañas y docenas de cafés?

En fin, que me voy, que llego tarde, y que sólo quería decir eso, que no me cuadran las cuentas, que estoy contento, y que a los responsables de ese desbarajuste espero que, de una forma o de otra, les haya llegado mi más sincero agradecimiento. Y que les siga llegando, que lo merecen. Besos, turrón, etcétera.

1 comentario:

  1. Siempre DEBE HABER noches (viejas o nuevas) para bailar frenéticamente a ritmo de James Brown, para simpatizar con camareras aburridas, para hacer el amor (como me encanta esa expresión) mientras suena el "I can't tell you why" de los Eagles, para beber tapones de Southern Comfort y tercios de Estrella de Levante, para volver a casa zigzagueando, para ver Apocalypse Now, Big Fish o Hedwig and the angry inch; para confesar montones de cosas escondidas, para probar lo que nunca debías haber probado...

    A mí me importa un pito si eso se hace el 31 de Diciembre o el 5 de Abril.

    FELIZ PLÁTANO

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.