27.10.10

1 comentario:

  1. La peli es genial y la aventura de Pablo Carbonell con el estramonio, que aparece como opción al final, es de mearse en los pantalones.

    Estramonio del dimonio, malo, malo y más que malo.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.