13.5.06

Amanece, y mientras:

Palabras que se deshacen.

Copas olvidadas junto a enchufes (fuertes flashbacks de las Fiestas).

Anathema como banda sonora para el sueño.

Amistades.

Obsesiones.

Palabras que se deshacen, continuamente.

Luces, cámaras tan remotas, pulsos tan débiles: frustración.

Pasados que pasan a saludar, hola.

Pájaros cantando, ¿ya?

Luces que se deshacen, palabras tan remotas.

Palabras tan cercanas.

Despedidas de cine.

Mujeres buenas que me llamarán.

Pensamientos desparramados por el suelo de la ciudad, antes, ahora por el suelo de la casa.

Pensamientos que llegan ya por las rodillas, y suben: pensamientos que tendré que nadar o me ahogarán (y qué muerte tan dulce sería).

Pensamientos hechos de palabras que se deshacen, y de luces que pasan y se reagrupan en el este.

Pensamientos cruzados, que requieren más de un tú. Hablo de ti, pero también hablo de ella. Si me apuras, también de aquella (si me apuras, inventaré miles de tús).

Despedidas que se deshacen, pero que fueron de cine.

Y soñar con duendes, pistolas de plástico, colinas de atardecer, bosques de pelusa.

Soñar con cartografías dérmicas (tu valle, tus colinas, tus prados, tus pozos, tu volcán, tu cielo estrellado, yo con casco y bigote de explorador victoriano), con almohadas sonrientes, con noches que no terminan aquí, noches que no existen.

Y si sonríes todo va bien.

Y si no sonríes, sabes que me matarás.

(Sonríe, bonita)

4 comentarios:

  1. Esto es como una poesía, es bonita. Es lógico, que uno cuando se levanta por las mañanas comience pensando si lo que hizo el día anterior le agrado, si no, pues para intentar que el nuevo día sea mejor que el anterior.
    Hay líneas muy bonitas

    ResponderEliminar
  2. Bueno, en realidad no escribí eso cuando me levantaba, sino cuando me iba a dormir. Siempre es más fácil así.

    ResponderEliminar
  3. Sí, cuando uno consulta con la almohada y ésta, le da buenas respuestas. Funciona todo mejor al día siguiente. Está todo más claro. Es bueno hacer balance del día, da igual que se haga por la noche o a la mañana siguiente, lo bueno es hacerlo para sentirnos mejo. Y así, no volver a caer en errores que detestamos.

    ResponderEliminar
  4. mandarina dijo...

    Esto es como una poesía, es bonita.

    No es "como" una poesía, es poesía...

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Hola, me llamo David, tengo un blog, me gusta la música que no le gusta a nadie y las películas de Clint Eastwood, aborrezco las fotos de anocheceres y cada vez más libros. Escribo bobadas, sin pensarlas mucho, y cuentos del oeste que, que no cunda el pánico, no cuelgo aquí.